Suplemento laberinto, Milenio

http://www.milenio.com/suplementos/laberinto/nota.asp?id=649830

Gozoso retorno a la nostalgia

Alegría Martínez

 

Época en que la confusión entre viejos y nuevos pesos nos tenía en el cálculo y el pavor permanente y en que las deudas colapsaron a los habitantes de este país como una plaga sin remedio.

 

9-Agosto-08

 

Como una prueba escénica de que el error de diciembre llenó de obstáculos todos los días de nuestra vida sin que se vea fin en el horizonte, los hermanos Antonio y Javier Malpica escriben Crisis, modelo para armar, una especie de máquina del tiempo que nos devuelve un reflejo poco grato, aunque divertido, de lo que entonces fuimos, hoy somos y lo que nos hubiera gustado ser.Una compañía integrada por jóvenes en su mayoría, urde junto con estos dos reconocidos escritores mexicanos una forma de mirar hacia atrás, cuando estuvo de moda leer Tus zonas erróneas y todavía se escuchaban quejas porque no se encontraba al homicida de Luis Donaldo Colosio, o una cadena de tiendas regalaban “pilones” en la compra de algunos productos.

Época en que la confusión entre viejos y nuevos pesos nos tenía en el cálculo y el pavor permanente y en que las deudas colapsaron a los habitantes de este país como una plaga sin remedio.

El armado, articulado con ingenio por los escritores, expone momentos álgidos, la cima de los conflictos que viven siete personas, al margen de la línea del tiempo, de modo que se pueda apreciar su reacción a partir del momento en que la calma, la seguridad y la esperanza de estabilidad abandonaron su (nuestra) vida para trocarla por una zozobra permanente, un estado de crisis sin pausa.

Tres actrices, cuatro actores y uno de los autores (Antonio) al teclado, se disponen con sus pantalones de mezclilla, tenis y una camiseta que cambia de leyenda según la escena de que se trate, a cantar, sufrir, escupir y representar su propia tragedia diaria frente a un grupo de espectadores que sufrió lo mismo que los personajes, y se ríe de lo familiar que le resulta lo que observa sobre la escena.

Los actores hacen dialogar a sus personajes sobre lo que les aqueja, se inmiscuyen en la existencia del otro, lo comparten y discuten, como el público lo hace con la de ellos, en un constante vaivén que diluye la cuarta pared cuando es necesario y la edifica del mismo modo.

Javier, nacido en 1967, y Antonio Malpica Maury, en 1965, ambos premiados más de una decena de veces por su obra literaria individual, crean esta ocasión una estructura en la que los personajes conviven a pesar suyo, se necesitan y se repelen o se quieren, a partir de una circunstancia que los ha enlazado y que en varios de los casos se encuentra en el desmoronamiento, que comparten con los demás.

Como si de repente se convirtieran en la conciencia viviente de su compañero en la vida y en la escena, los personajes se critican y dialogan con quien los observa, en una muestra evidente de nuestra capacidad para alimentar el error, como si de eso dependiera nuestra amarga sobrevivencia, y dado que la única forma de tomar esta sopa es con humor y música, el director, Javier Malpica, mueve a los actores como piezas de un juego que a su vez manipulan otros juegos de mesa.

De repente parece que una inercia irrompible impulsa conductas y movimientos, detona cánticos tiernos, melodramáticos o cursis y el tono de la irreverencia evita la caída estrepitosa del ánimo y del interés.

Crisis, modelo para armar, es un retorno gozoso a la nostalgia, a la posibilidad de atrapar con las uñas un teatro joven que había dejado de hacerse y ante el que los posibles errores —de dicción en su mayoría— se van a un segundo término.

Es una cadena de sucesos que se hilvanan frente al espectador, al que se le revelan siete historias con pocos finales felices, pero con una buena dosis de coherencia ante la falta de madurez, el miedo, la insensatez o el absurdo.

Una investigación seria del contexto político y económico que vivió México en 1995; el complemento que el espectador requiere para redondear el perfil de los personajes mediante una frase sobre la superficie de su playera; la música que durante el transcurso de la acción nutre cada una de las escenas mientras añade otro nivel de comunicación al suceso, y la vuelta de tuerca que implica desentrañar una actitud a 13 años de distancia, son algunos de los elementos que los hermanos Malpica utilizan para crear esta obra, que además cuenta con personajes de historia y perfil definidos.

María Sandoval, Roberto Cravioto, Paola Mingüer, Marco Antonio Bórquez, Rubén Martínez, Maru Barrios y Arturo Valdemar integran parte de este equipo escénico que trabaja como tal aportando al montaje una armonía pocas veces lograda en el teatro.

La crisis del matrimonio, la de un joven sobreprotegido, la de un hombre que elige el sexo que la naturaleza le negó, la de un novio celoso, la de una mujer que desea un hijo, la de un ser humano con padecimiento incurable, la de una chica en permanente autoboicot, son fragmentos internos de la gran crisis con que el dueto Malpica decide armar este espectáculo fresco y certero que detiene la mirada en lo que pretendemos dejar de ver. Con escenografía e iluminación de Edyta Rzewuska, quien propone un espacio en gamas de grises con negro, poco blanco y algo de aluminio, a manera de gran tablero y un vestuario unisex, de eficaz in crescendo, donde sólo el color oscuro en las playeras de los hombres y el azul cielo en las mujeres hace la diferencia, Crisis, modelo para armar, es un atractivo salón de espejos en el que la risa de ver al otro se congela cuando logramos mirarnos para después seguir el paso con la imagen maltrecha y un eco risueño a la espalda.

 

Anuncios

~ por crisismodeloparaarmar en agosto 12, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: