Interescena

http://www.interescena.com/articulos/3745-crisis-modelo-para-armar-o-como-reirse-de-si-mismos-para-no-morir-en-el-intento#more-3745

 

Crisis modelo para armar, o cómo reírse de sí mismo para no morir en el intento

 

 

María Teresa Adalid

 

La risa es una trasgresión al dolor. Confiere fuerza ante el desgarrante devenir de la serie de hechos que forman parte de la existencia y lo inescrutable del destino.

La sociedad mexicana, regida por la polarización, emite una milagrosa fuerza de supervivencia ante las desavenencias sexuales, políticas, amorosas, económicas, entre otras, y ante la cadena de hechos y sucesos que enfrenta el hombre en su transitar. Esta serie de estados detonan la crisis, pues al fin y al cabo, ¿quién ha podido escapar de la repercusión de un desajuste?

Crisis modelo para armar es un texto con una estructura imaginativa de Antonio y Javier Malpica, a quienes identificamos como autores de literatura infantil y juvenil y por ser acreedores a cuanto premio de novela, dramaturgia y cuento existe en el país y en el extranjero.

En esta ocasión su “obra experimental” se convierte en un acierto escénico porque escruta de manera cómica y a la vez ácida el estado de crisis que merma la vida de Alicia, Bernardo, Carla, Daniel, Emilio, Fernanda y Gustavo.

Emilio y Fernanda lidian con el problema de los celos y la fertilidad, por lo que esta última acude al auxilio de un patán de nombre Daniel, enfermo terminal de cáncer, para lograr el milagro de la concepción.

A su vez, Daniel es el amor platónico de Carla, autonombrada pusilánime. Gustavo es un chico de doce años, superdotado, hijo de Alicia, esposa despechada, que vive en la perpetua amargura, y Bernardo, agente de ventas y homosexual de clóset, que solicita una prueba de ADN para estar seguro de su paternidad.

Siete personajes complejos construyen la historia mediante diversos movimientos estructurales integrado por muchas escenas cortas y atmósferas independientes; una especie de tormenta de pensamientos, voces y ecos que resaltan con singularidad los estados anímicos a través de diálogos líricos, como en la antigua Grecia, cuando se utilizaba el instrumento lira, sólo que en esta ocasión es el piano de Antonio Malpica, director musical del proyecto, el que acompaña el argumento.

A pesar de contar con muchas canciones en el repertorio, entre cantatas, con coros seguido de voces y solos, no es un musical porque no ostenta el formato ni la construcción escénica propios del género, pues parte de su fuerza dramática se sustenta en su secuencia narrativa.

De este modo el cambio constante de atmósferas y encadenamiento de sucesos infieren en el devenir de un ritmo implícito per se que se complementa con acciones metafóricas para comprender la genealogía de la propuesta.

Resaltan los valores socio-morales teniendo como punto de referencia la crisis económica de 1995. No obstante, sólo es un pretexto para indagar en las diversas crisis que se desarrollan en el vasto universo humano.

De este modo en la puesta en escena confluyen todos los tiempos, presente, pasado, futuro, fácilmente identificados en la actualidad, en un tono coloquial y ameno que lleva a revalorar las circunstancias de los protagonistas.

Por ejemplo, el caso de una escena que ocurre en un restaurante de comida rápida, donde se canta el jocoso Happy birthday mientras se mantiene una conversación punzante acerca de un divorcio, lo cual dispone a los protagonistas a la situación chusca, el cuestionamiento de la civilidad y modus vivendi de la “sociedad moderna”.

La estética está concebida desde el punto minimalista, dejando expuesto al actor en esencia. Para redondear aún más la escena se utilizan algunas frases clave escritas en camisetas de algodón color azul que visten los personajes e interactúan dinámicamente con la secuencia de la escena.

La reflexión se vuelve colectiva porque identificamos quiénes somos como individuos en la conducta humana, partiendo de las características donde me reconozco en el otro y la asimilación perdura más allá de las diferencias generacionales. Otro buen acierto es un texto contundente cuando debe cuestionar, y lo suficientemente ameno para provocar la carcajada.

Crisis modelo para armar, bajo la dirección de Javier Malpica, cuenta con las actuaciones de María Sandoval, Maru Barrios, Paola Mingüer, Rubén Martínez, Marco A. Bórquez, Roberto Cravioto y Arturo Valdemar. Se presenta todos los domingos a las 13:30 hrs. en el Foro Shakespeare.

Una propuesta divertida y a la vez reflexiva, llena de polifonías, y con la honestidad de gente comprometida con el quehacer escénico. Como bien señalaron los actores durante la conferencia de prensa, su intención es “tratar de acercarse a un público que no esté formado exclusivamente de parientes y amigos, realizando acciones drásticas y arriesgadas donde se puede empezar a encontrar soluciones”.

 

Anuncios

~ por crisismodeloparaarmar en agosto 12, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: