Apostemos al teatro

Una CRISIS para acabar con la CRISIS

 

En su excelente ensayo: “Teatro y públicos”, Lucina Jiménez en una encuesta realizada a una significativa muestra de espectadores teatrales, el 59% manifestó su interés en asistir con mayor frecuencia al teatro si…..”el boleto fuera más barato”.

No es secreto para nadie dedicado al fenómeno teatral, que uno de los mayores problemas a los que se enfrenta cualquier proyecto es la captación de un público que pueda sostener y dar sentido a un montaje. Productores, directores, dramaturgos, escenógrafos, actores, y demás trabajadores de la escena, proyecto con proyecto, nos “jalamos” literalmente los cabellos para conseguir un público que no esté formado exclusivamente de parientes y amigos. Y hacemos de todo, desde promociones por Internet, boletos al 2×1 en la presentación de un volante, los famosos posters, postales y las mantas de varios metros cuadrados, y con esos y otros esfuerzos, muchas veces logramos darle oxígeno al trabajo que nos costó varios meses de ensayos. Y cuando finalmente el proyecto llega a su fin, con buenos o malos resultados, siempre queda en el horizonte ese próximo proyecto que nos significará el mismo reto y sufrimiento… Así que parece cuento de nunca acabar.  Y es que siempre se nos olvida que el problema del público es de fondo. Tiene que ver con la educación teatral, tiene que ver con el poco público teatral que circula por las salas y tiene que ver con que sólo realizando acciones drásticas y arriesgadas se puede empezar a encontrar soluciones.

En perfecto contubernio con el Foro Shakespeare y en total concordancia con las conclusiones de la ya mencionada Lucina Jiménez, In- crescendo cree que el público teatral debe crearse. Y con este entendido deseamos crear un nuevo público, al menos el que corresponde a ese 59%, quitarle de las manos esa carga (o excusa tan socorrida) de la falta de dinero y apoyar a.

Es por ello que “Crisis, modelo para armar” contempla un esquema de cooperación voluntaria. De modo que aquel que todo aquel que desea encontrar esa riqueza de espíritu que sólo el teatro puede dar, sin importar su nivel económico, la pueda encontrar.

Sin embargo no se trata de una cooperación voluntaria simplista, se trata de una cooperación voluntaria consciente, es decir, se trata de una  petición al público a mostrar su solidaridad con aquellos que han creado un trabajo escénico para su entretenimiento o reflexión. Se trata de crear un público cómplice que apoye la labor de actores, y demás trabajadores de la escena con su asistencia  y algunos pesos. Se trata de dar continuidad y vida al fenómeno teatral.

Conscientes de que sólo arriesgando se pueden lograr cosas valiosas, In-crescendo pone a consideración del público teatral, existente y potencial, su trabajo, sin la exigencia de una entrada, sin poner en riesgo su pan de cada día, con la única invitación de que nos apoyen con su recomendación y las pocas monedas o billetes que su economía les permita.

La gente debe ver por sus necesidades básicas, sobre todo en nuestras ya permanentes crisis económicas. La economía familiar debe ser sana, pero igualmente el teatro merece ser saludable.

Apoyemos pues al teatro y hagámoslo vivir.      

 

 

Daniel y Emilio

Daniel y Emilio

Anuncios

~ por crisismodeloparaarmar en agosto 12, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: